martes, 10 de mayo de 2011

El mundo silencioso de las plantas




Un seto reseco, un cajón revuelto de utensilios, horas tiradas por el balcón de los recuerdos. Recuerdo como si fuera ayer, aquella tarde de “reseteos”. Miro tu aclimatación ahí en la ventana. Hace calor y te falta agua. Es más que suficiente, buen argumento para regarte la raíz hasta llegar al alma. Total, unas líneas y algo de facilidad de palabra. (A mis plantas)


lunes, 25 de abril de 2011

Se moja abril






Se moja abril
Insiste en poner el dedo en la llaga,
pasos que caen llegando a tierra
pisadas fuertes y mojadas.
No es necesario sumergir la mano
para entender que se forman charcos
por el agua acumulada.

domingo, 17 de abril de 2011

Reserved






Amante de las escenas picantes, llegó como todos los días con su acostumbrada puntualidad. Eran las dos  de la tarde. Se saludaron, y después de lavarse las manos, el camarero le sirvió en su mesa preferida los platos pactados el día anterior y que hoy, acordarían para el siguiente. Sobre la mesa un plato de ensalada y otro de carne guarnicionada con patatas y salsa. En la primera toma de contacto entre el tenedor y su boca, ninguna sorpresa, todo parecía controlado. Siguió con la carne y alternando la espectacular ensalada que todita se podía comer con los ojos… Comenzó a sentir en algunos puntos de la lengua un calor que iba incrementando su sed. Siguió flirteando con el tenedor entre ensalada y carne, soportando el efecto acumulativo de calor y ligero dolor de garganta. Llevaba algo más que media ración de menú, cuando se sintió hipnotizado en el acto de comer, claras e inequívocas señales, intenso picor, boca abierta y ojos saltones. Terminó con la sensación de ser adicto al placer masoquista de comer. Se acercó el camarero y preguntó si deseaba algo más el señor. El, con el blanco de los ojos sanguinolentos y vidriosos, le contestó, que le sirviera algo de postre en la misma línea que lo anterior.








Metal Cambra, Veles e Vents, Seaia