martes, 11 de mayo de 2010

trabajo, en el espacio






Utilizando una grúa, esto pensaba hacer…, montar una empresa de gran envergadura en otro planeta, ser pionera de la idea, forrarme de estrellas y repartir a los gobiernos en crisis, monedas.

...trabajo fuera de la tierra, en un planeta del espacio cualquiera. Buscarnos un sitio,llegar los primeros haciendo una carrera, pegarnos por conseguirlo, por ser los primeros en poner en marcha nuestra idea.
Al llegar y poner los pies sobre una hostil y extraña superficie, desplazar y deslizar las micropartículas con la suela de unas botas espaciales imantadas y gravitatorias.
Comenzará a llegar gente en forma masiva, sin pateras o cayucos. En naves de tecnología nueva, o quien sabe si en una nave nodriza. Y cuando plaguemos como bacterias el nuevo hogar, seremos sus hongos, lo volveremos a contaminar, a perforar esa película en la atmósfera. Conoceremos nuevas alergias, la piel,el respirar se resentirá. Cometeremos los mismos errores. Porque el hombre es capaz de golpearse más de dos veces en la misma piedra y en lugar de llamarlo error, darle otro nombre. Quizá "quimera".
El hombre es un pelín omnipotente, debe ser por eso que se dice que todos llevamos a Dios dentro.

Con tanto polvo y humo... esta no se ha enterado, que con Iberia ya hubiera llegado...

¡vamos!.... ¡seguro , seguro!



1 comentario:

Luna Azul dijo...

A este paso ni en el espacio habrá trabajo. ¡Cómo estamos!
Un besazo MUACKSSSS

Metal Cambra, Veles e Vents, Seaia