lunes, 13 de septiembre de 2010

Apuntando modales








Tanto tiempo viviendo entre balazos, a tus años y no has comprendido que existe la palabra para timar a los sinceros y honrados ciudadanos.
Y sigues rodeado de armas y guantes que se alían y disparan confidenciales a gente que no es de juguete.

Se oye un disparo, a las ocho de la tarde, el quién ha sido, no se sabe. Desierta queda la calle en ausencia de sus peatones. Luces que se apagan, cierre en ventanas y puerta de balcones. Enmudecen las copas y bebidas del bar, quedando inmóviles los cuatro borrachos y seis jugadores de todas las tardes.
Se acercan unos dedos forrados de piel suave, sujetando firmemente el ala de un sombrero que esconde media cara y la otra media oculta tras la solapa alzada de un abrigo negro confeccionado en buena lana. Fuertes pisadas de zapatos, acompañadas por un seco eco y alrededor de una farola se intuye suspense y miedo.
Arranca un motor y a toda velocidad se marcha. La sombra de un individuo desaparece, se pierde doblando una esquina entre la poca luz y la neblina. Pasos que parecen detenerse y a continuación se desploma el cuerpo de alguien.
Lo volvió a hacer, seguro que es Frank, hábil y rápido siempre escapa a la ley y el orden por callejuelas o llevado por un vehiculo endemoniado con los faros apagados hasta llegar a la bifurcación, donde se confunden los coches, el paisaje y multitud de gente.. En este punto se mezcla el bullicio, el ir y venir , voces, sonidos y luces. Diversión, juego, mujeres y licores, en la periferia común a varias poblaciones vecinas, donde se instala y sitúa una feria que todos los años por estas fechas da la nota de color conmemorando unas fiestas. . .
Gangster de los años...catapum, vuelve pasados los tiempos, (casi una eternidad) y se mantiene impecable y perfecto. Demasiada novela policiaca enseña como escapar, como huir y de nuevo fluir desde aquella época donde las contiendas se zurcían a balazos, o a punta de navaja de una cera a otra, o de frente y a rodajas. Estás limpio de delito, ¡canalla! No consiguieron de ti las huellas que te delatan..
Te siguen el rastro un torpedo un soldado y un chivato y número one de los capo. Y el mismo Padrino desde Palermo, donde ha pasado el verano.



No hay comentarios:

Metal Cambra, Veles e Vents, Seaia