sábado, 4 de septiembre de 2010

Pan con aceite









Recomenzando un nuevo ciclo al acercarnos tímidamente al borde otoñeante del verano. El sol acompaña menos sofocante y un soplo corre sin prisa y se mantiene suspendido placido en el aire.
Temprana y más fresca se levanta la mañana y se acuna la noche bajo la blanca luz de la luna y el suave agitar de las alas de unos ángeles.
Ya siento instalarse un prematuro orden, forzando ajustes horarios, arreglos de ropa en cajones y armarios.
La piel siente el mimo de los abrazos, en un silencio que nos comunica con el universo, llenándose de caricias la tierra, mar y cielo .
Cambian los grados mientras el reciente mes es estrenado . Es ya septiembre, caen en la calle gotas de lluvia, ¡¡ a verde dorado y tierra huele!! .

Todos los años el mes de septiembre echando cerrojos, me sorprende. Y por las mañanas, mmmm .....
¡ esas rebanadas de pan con aceite!





2 comentarios:

Miguel Ángel Bruno dijo...

¡Hey, amiga, feliz regreso! Se la extrañaba desde este lado del Atlántico, desde este hemisferio sur, donde vuestros anuncios otoñales son presagios de primavera aquí. Probaré el pan con aceite así acortamos las distancias.
Un abrazo allende los mares.

La sonrisa de Hiperión dijo...

Nada más que con la foto, a uno le da ganas de coger un tomate, abrirlo por la mitad y echarle un chorreón bueno de aceite... ofú que rico.

Saludos y un abrazo.

Metal Cambra, Veles e Vents, Seaia