martes, 28 de diciembre de 2010

Nacidos para dar lana





Son entrañables estos días, pero diría que me agotan. Sobre todo cuando escuché de su boca, algo de lo que no diré ni palabra.

No nací para niño Dios, tampoco para Rey Mago. Ni para vestir santos y adorarlos. Muy lejos de lo que se pueda pensar… con vocación de pastor, por la responsabilidad de guiar. Ni para perro, ni para chacal.
Y es una total insatisfacción nacer para ser parte del rebaño.
Soy la oveja negra, que desea comenzar bien el Año y terminar de este lo que nos queda.



3 comentarios:

Miguel Ángel Bruno dijo...

¡Mmmeeee! La reclaman en el redil, oveja negra. Usted ha logrado el arte de estar sin estar.
Abrazos del pastorcito cómplice ;-)

La sonrisa de Hiperión dijo...

Cosas de churras y merinas...

Saludos y un abrazo.

María dijo...

Hola, Lola:

Te deseo que tengas una feliz salida y entrada de año, y que todos tus deseos se vean cumplidos en el año 2011.

Un abrazo.

Metal Cambra, Veles e Vents, Seaia