martes, 2 de enero de 2018

Ad hoc para la ocasión




 Cada día estoy más convencida que el silencio cuando se escribe con mayúsculas es un don, como puede serlo la palabra bien utilizada.  Podemos arrepentirnos de haber callado en alguna ocasión, pero es mucho peor tener que hacerlo por haber hablado o chismorreado demasiado.  Por eso soy fan y admiradora del silencio. A la larga evita muchas meteduras de pata y te sientes anegad@ de gran paz interior.















De mayor quiero ser ..  prudentologa  hhhmm.. tener la boquita cerrada si no vale la pena, y abrirla para algo serio, importante. Que bonito sería dejar salir sólo palabras elegidas, bonitas, que sonaran a música celestial, un concierto de aquí te espero..., pero es poco creíble si no imposible.  Van a granel y si en el huerto solo se siembra rosas y claveles... pues eso. Que no quiere decir que se este callados para siempre. Cada cual decide.
Hoy me callo y mañana quien sabe si saco la batería de armamento y disparo verdades por estar hasta las narices de tanto bla bla bla sin sentido.

Mejor callar y sonreír



Yo ya me entiendo, tal vez este Año cambie la tendencia, si es cierto eso que hay ciclos que terminan por romperse y cambiar el sentido, el camino.


Y ahora qué?

Feliz 2018




1 comentario:

RECOMENZAR dijo...

las relaciones terminan o empiezan por palabras
Al final hay odios al principio es calentura y todo bello
son mejores los silencios

Nada cómo el agua

Escultura fuente Hace viento, viento real y viento aparente, y que la lengua no se nos seque. Diosa de oferta, lengua en cautiver...