jueves, 30 de mayo de 2019

Palabras limpias

.... de clima y sombras ... palabras tranquilas suaves para el mes de junio.

Esas palabras limpias, claras, relajantes, como agua refrescante de verano.

Recogidas quedan, esperando permiso del poeta Ibicenco Vicente Valero.





ūüĒó Circulo de bellas artes -Vicente Valero


CLIMA PROPIO

"Por los caminos perezosos del calor nos acercamos, una vez m√°s, al interior
del verano. Algo que solamente nuestros cuerpos recuerdan: la llamada del sol.
Las palabras siguen oliendo a sudor y a resina. Pero todavía sabemos beber
el agua clara en la palma de las manos.
Una vez más, hemos salido a escuchar el latido azul y blanco del corazón insular.
Cuando cerrábamos los ojos, era sólo para poder ver mejor las llamas de los dátiles,
el vuelo encendido de las palomas. Ahora, junto al mar de junio, buscamos
nuevamente nuestro clima propio. ¿Qui√©n podr√≠a arrebat√°rnoslo?
En esta luz de hoy tiembla el silencio oscuro del mundo. También nosotros,
como las cigarras, hace tiempo que aprendimos el lenguaje del mediodía.
"

Vicente Valero

SOMBRAS DE VERANO

"Hay sombras bellas como mujeres alargadas, como paisajes vírgenes,
como recuerdos incompartibles: sombras que amamos incondicionalmente.
Hay sombras misteriosas, oscuras y cerradas como la noche, en cuyo centro
nos sentamos para respirar el enigma.
Est√°n tambi√©n las sombras que todos hemos so√Īado alguna vez, altas y azules,
y que un día encontramos por azar, siempre por los caminos más difíciles:
en su breve y solitario tránsito nos acogen. En los bosques hay sombras, sí,
pero llenas de fuego y de resina, que solamente los p√°jaros soportan.
Hay sombras que buscamos y sombras que nos buscan a nosotros,
que nos persiguen allá donde vayamos. En el mar sólo existen las sombras
subacu√°ticas: en ellas cantan ciegas y felices las medusas.
Una vez desperté en una sombra que olía a ajenjo y a limón: a mi lado dormía
una sirena. A veces busco todavía una sombra que me salve y no la encuentro:
una sombra donde escribir las palabras m√°s puras.
Vicente Valero

No hay comentarios:

Publicar un comentario