viernes, 27 de marzo de 2009

Primer mundo

.

Antes de pertenecer a este mundo, el que es de todos, estuve en otro. Era pequeño semi-oscuro, alimentaba y oxigenaba una placenta. Allí estaba a salvo, rodeada de un rojo ultrafiltrado, después se fue llenando de líquido que iba renovando. Oía resonar un tambor, sonido de vida más allá de mi vida. Era el corazón de la madre que al tiempo me pariría. Su corazón no tenía forma porque lo amoldaba cada vez que me movía, recuerdo que estaba entre pecho espalda, era grande y casi no le cabía. Y no dejaba de bombear, se oían sus ecos día tras día. Recuerdo al nacer, que hubo una marea, un temblor, tuve que huir de allí, las paredes no se estaban quietas, algo me empujaba para salir. Al fin vi una pequeña luz, un poco de claror. Empujó, empujé, unas manos desconocidas me ayudaron. Entre grises y sombras había una cara sorprendida. Parecía que nos conocíamos a pesar de no venir del mismo mundo. Alguien me manipulo y lloré, inmediatamente después retomé el contacto de su piel. El abrazo cálido y reconfortante. Me sonrío y no sé porqué, también lloró. .

1 comentario:

Flor dijo...

Y por ese lloro fluia el agua que habia en aquel mundo interior...

Besos Lola ♥

Metal Cambra, Veles e Vents, Seaia