lunes, 6 de abril de 2009

¡ Fuego !







¡ Fuego!
Alguien o algo se quema. Y se oyen las voces de auxilio. No sé, si el crematorio se encontrará en el mismo infierno. Se deduce de los sucesivos gritos que no existe ningún bombero donde se está produciendo el incendio.
Qué llueva, qué llueva que amainen esos gritos y bochorno, que tanto les altera. Y la tierra agradecida al agua, hará una gran reverencia.
Por fin, desde algún parámetro perdido, contesta a la voz de alarma, un bombero torero. Suena la sirena y un escuadrón de espontáneos saltan al ruedo.



1 comentario:

La sonrisa de Hiperión dijo...

Me acordé del chiste.... Capitán, capitán capitán.... fuego fuego fuego, y responde el capitán, ¿donde hay fugo?, y le dice, en tus ojos machote....


Saludos!

Guardando las distancias

Aquellas varitas mágicas que salían de la manga.  Ha sido un golpe de paz en intimo silencio... sorpresa, respiro de tranquilida...