lunes, 13 de abril de 2009

Santos todos

.





No lloréis más que no hay remedio para lo que ocurre en esta humanidad.
Sincronizad vuestras alas para volar. Y no aleteéis contracorriente, que el viento de poniente viene fuerte y os hará sudar. Bajad, reponer vuestra sed, bebed y marchar en libertad.
Y a estas horas, ¿por donde voláis? El tráfico ahí arriba, estará sobrecargado y se avecina una tormenta de electricidad.
Buscad un refugio seguro, que dure lo que la eternidad.
Tiene más razón que un Santo. Y todos quieren ser Santos

No hay comentarios:

Guardando las distancias

Aquellas varitas mágicas que salían de la manga.  Ha sido un golpe de paz en intimo silencio... sorpresa, respiro de tranquilida...