sábado, 29 de agosto de 2009

Sireno





Mitologías, leyendas y quimeras, increíbles historias. Dioses y diosas, aventuras fantásticas. Misterios de montañas, agua y piedras. Animales extraños que se refugian en oscuras cuevas.
Híbridos, mitad mujeres aladas y mitad mujeres pez y Neptuno con su tridente. Un mástil y tres dientes, ¿a quien pinchó esta vez?. Se quedó el palillo, clavado a un submarino, sireno de acero, exterior de doble casco, periscopio, radares y radio. Lo hizo por amor y no por odio. Por esos misiles balísticos, cabezas nucleares, para que desapareciera la destrucción por mar, tierra y aire.
Un tridente, su arma contra la guerra y medida de disuasión, a las buenas, convincente



1 comentario:

La sonrisa de Hiperión dijo...

"Un tridente, su arma contra la guerra y medida de disuasión, a las buenas, convincente"

Yo de mayor quiero ser sireno... jajaja

Saludos!

Guardando las distancias

Aquellas varitas mágicas que salían de la manga.  Ha sido un golpe de paz en intimo silencio... sorpresa, respiro de tranquilida...