jueves, 13 de agosto de 2009

Amar el mar

.

Amar al mar es un trofeo, cuando sin decir nada especial se oye el rumor de sus olas blanco verdoso y su apogeo.

Agua y arena noto, se sale el mar por una foto. ¡ Mira! Me comería el agua con los ojos. Pruebo el agua, es salada. La piel mojada se acerca a sus olas y nada. Sirena sin aleta, melena larga húmeda y mojada. Piruetas y aeróbicas acrobacias, torbellinos en el cuerpo vivo que no muerto, con menos gravedad y mucha elegante elegancia, porque flota. Paseantes de infamias, vanas y varias, dicen que cantas y paseas tu alma, que haces de tu melena larga un gran tendido de sabiduria cana. Será alma relajada que baila tanto por fuera como por dentro y se rie de las ajenas rabias. Y se calla, calla y calla. Sí, baila amores de agosto y mira el agua que sale de la foto, es su amor loco, loco y loco. Esas gotas que juntas forman el mar grande poco a poco. Y es que la verdad a algunos amarga y se les atraganta,.. tanto, como... que el agua del mar es bien salada.



.

3 comentarios:

María dijo...

Me ha gustado mucho ese juego de palabras que has utilizado para el mar, me has hecho quererle aún más, a gozar de él sin tenerle, a mirarle desde tu vista, a tocarle desde tu tacto, Lola.

Un abrazo.

Susana Vera-Cruz dijo...

Si, mi querida amiga amar el mar es realmente un premio a nuestra alma, sobre todo si nos sentimos parte de èl.
Hermosas palabras mi niña.

Un beso desde mis aguas saladas tambièn.

Agualuna-Sussy

horabaixa dijo...

Hola Lola,

Precioso !!!!

Fins pronte
Una abraçada

Guardando las distancias

Aquellas varitas mágicas que salían de la manga.  Ha sido un golpe de paz en intimo silencio... sorpresa, respiro de tranquilida...