sábado, 4 de diciembre de 2010

Comiendo margaritas






Oh, qué bonita foto. Sencillas margaritas se apoderan de mi vista y de mis ojos.
A caso…¿ nos acusan de robo, por tomar prestada la imagen silvestre más bella, crecida en plena naturaleza a su propia suerte y abandono?
El campo no tiene dueño, y el maquinista no mira, tiene puestos los ojos en la estación del próximo pueblo.
La ventanilla del tren esta abierta. Margaritas, naranjos, manzanos, perales, aprovecha la oportunidad.¡Dispara! ¿a qué esperas?.
¿ No sería un pecado de los gordos, se perdiera por siempre la breve vida de cada flor blanco y oro?
Míralo! No se ha visto jamás un traje igual, por cada ojal verás una flor, y al aproximarse todas ellas, un buen encuadre formará el wallpaper con los mejores fondos de escritorio.
Chiribitas entre césped y en adobo.





No hay comentarios:

Metal Cambra, Veles e Vents, Seaia