domingo, 27 de febrero de 2011

Lavanda




Abriendo puertas y ventanas, pasan aromas de arbustos, flores y plantas. Aire limpio y transparente, una perfumada y joven mata de Lavanda esparce ramilletes por doquier dentro de la casa.
Se aloja con la inspiración lenta y profunda, un azul-violeta y verde fragancia. Un poema que destila ritmo y cuelga saquitos de hierba entre las prendas.
Ya se huele, ya se acerca, cada día un poquito más el festival aromático de primavera.

2 comentarios:

La sonrisa de Hiperión dijo...

Llevo un tiempo apartado de hacer visitas a los amigos. Poco a poco me volveré a poner al día. Ten un buen inicio de semana.

Saludos y un abrazo.

Anónimo dijo...

yo, en mi coche llevo siempre flores de lavanda...ya un poco mustias, han perdido ese color violeta/lila, pero todavia olorosas... si las tocas, cada año las mezclo con nuevas... a veces me parece una analogia de mi vida... justo al lado del cambio de marchas... Ya pronto vendrán las nuevas
L.

Nada cómo el agua

Escultura fuente Hace viento, viento real y viento aparente, y que la lengua no se nos seque. Diosa de oferta, lengua en cautiver...